martes, 5 de junio de 2007

La otra Ana Frank



El primer libro que leí en mi vida fue “El diario de Ana Frank”, regalado a los ocho años por mi tía B. Ahora, luego de veinte años, me cuesta creer que a Ana no le temblara la mano al escribir cada día sobre su cuadernito, pues ella y los demás judíos con quiénes compartía el ghetto sabían que podía ser el último día de sus vidas. Sad, so sad.


Hace un rato ojeaba Yahoo News y resulta que existe otra Ana Frank, una polaca, que también trataba de olvidarse del mundo que veía afuera escribiendo en un pequeño cuadernito. Rutka Laskier, de 14 años, un día narraba cuanto le había encandilado su primer beso, para al día siguiente narrar como un nazi asesinaba con sus propias manos a un bebé. Su yunta, una adolescente cristiana, guardó póstumamente sus memorias bajo las maderas del piso, para conservarlas a pedido de Rutka. Luego de casi sesenta años decidió sacarlas a la luz.


Aquí algunos pasajes:
“La cuerda alrededor nuestro es cada vez es más estrecha…
me estoy convirtiendo en un animal esperando a morir”


“Sinceramente no puedo creer que algún día me permitan dejar esta casa sin la estrella amarilla (estrella con que marcaban a los judíos para diferenciarlos), tampoco creo que esta guerra termine. Si esto pasa, probablemente pierda el control por tanta alegría.” Febrero 5, 1943.


“La poca fe que solía tener se ha roto por completo. Si Dios existiera, con seguridad no hubiera permitido que los seres humanos fueran arrojados vivos a hornos y que las cabezas de los infantes fueran masacradas con la cacha de las escopetas,
o que los llevaran a las cámaras de gas a morir.”


"Quisiera que todo termine ya. Este tormento; esto es el infierno. Trato de escapar de estos pensamientos sobre como será el día siguiente, pero siguen persiguiendome como moscas. Si solo pudiera decir ‘se acabó, solo se muere una vez…’ pero no puedo, porque a pesar de todas estas atrocidades, quiero vivir, y esperar por el día que sigue.”


En agosto del 43, Rutka y su familia fueron llevadas a Auschwitz a morir.

2 comentarios:

D€m€nT¡∂ dijo...

asu que fuerte! me gustaria saber donde puedo encontrar este libro, me seria muy pero muy bueno leerlo...
muy buen post
bonito blog, andare dando vueltitas por aqui
saludos :)

Anónimo dijo...

No es por quitar meritos a los demas diarios de este tipo, pero en el Diario de Ana Frank, no solo es impactante la historia, sino la caracterizacion de los personajes y la descripcion de las escenas. Seguro que hay testimonios mucho mas desgarradores sobre el Holocasuto o cualquier guerra, pero el de Ana Frank es una autentica genialidad literaria